Wagner de TXF les da a 1D consejos en el arte de disfrazarse

Estamos seguros que Larry Stylinson se van a cuidar el uno al otro.

Luego de escuchar cuanta atención estan teniendo los chicos en USA y Canada, Wagner de The X Factor les reveló unos secretos para disfrazarse y algunos consejos para mantenerse a salvo.

Por sus atuendos coloridos, no elegiríamos a Wagner como el maestro del disfraz; pero según One Direction, les dio muy buenos consejos sobre como mantener el perfil bajo y protegerse de peligros.

Hablando con The Daily Stary, Niall dijo: “Wagner solía enseñarle a Harry Styles karate. Te podía partir a la mitad con los ojos. Es cinta negra, es muy bueno.”

Los chicos también recibieron consejos sobre como mantener el perfil bajo en caso de algún día querer salir a Wotsits sin necesitar protección ni correas.

Hablando con The Star, Harry dijo: “Podes hacer cosas sin que las chicas griten, tenes que elegir el mejor momento para no ser reconocido.”

“Se inteligente, usa disfraces” agregó.

Los chicos parecen haber seguido los consejos de su compañero de TXF, Liam explicó: “Si a alguien le gustaba disfrazarse era Wagner. Él se disfrazaba durante The X Factor Tour.”

Parece que a Liam también le agrada su sentido de la moda, y dijo: “Wagner solía usar una campera con capucha atada, se parecía a Kenny de South Park. También tenía una bandana, solo podías ver sus ojos.”

“Parecía un convicto,una vez lo detuvó la policia y dijo: ‘Mirem, soy Wagner’,” agregó Niall.

¿Qué opinas de los consejos de Wagner a One Direction?

Fuente.

Niall Horan on Kraze 101.3 – Red Deer, Alberta, Canada – February 29th, 2012

Niall Horan on Kraze 101.3 – Red Deer, Alberta, Canada – February 29th, 2012

Niall Horran hablando en la radio Kraze en Canada, donde le preguntan sobre la banda, sobre Simon, sobre la fama, y sobre el supuesto departamento que Harry habría comprado, donde Niall confirma que son solo rumores y que “no sabe de donde salieron”. Además un quickfire de preguntas de fans!

Critica del concierto de 1D y BTR en Toronto.

(El crítico musical Nick Krewen pospuso la noche de los Oscar y fue al concierto de Big Time Rush y One Direction en el Air Canada Centre el domingo. Su crítica a continuación).

Cuando del género pop se habla, las chances de triunfar son lejanas y escasas.
Pero lo más parecido a una apuesta segura -especialmente cuando se trata de desviar montones de dinero de los bolsos de las preadolescentes entre 8 y 15 años (a través de sus padres, desafortunadamente víctimas, que fueron intimidados y traumatizados por sus gritones hijos al punto de ceder) – han sido las boy bands prefabricadas.

A pesar de su inclinación a proveer el equivalente musica de jaulas de pájaros revestidas, estos, aparentemente, multi-todo que cantan y bailan, de corazones vacíos (y cabezas también) y con un romance diseñado para infiltrarse en el ADN de los adolescentes e inflamar sus hormonas, con un toque encantador e inocente rara vez se expone a los depredadores capitalistas que son.
Y juzgando por la histeria desplegada por las miles de chicas gritando en el Air Canada Centre el domingo por la noche, es poco probable que esa tendencia cambie pronto, ya que ahora pueden agregar a Big Time Rush al Hall de la Infamia. La edición Pop Lothario ocupada por The Osmonds, Jackson 5, Duran Duran, New Kids On The Block, New Edition, The Backstreet Boys, ‘NSYNC, The Jonas Brothers, y sí, Justin Bieber.

En cuanto a One Direction, los finalistas británico-irlandeses de The X Factor elegidos por Nicole Scherzinger y Simon Cowell, que dieron lo suficiente para dar un giro novedoso y evitar ser agrupados en esa categoría por ahora, aunque el jurado sigue deliberando.

Durante la primera actuación en Toronto para ambos actos en el concierto del ACC, fueron los que fueron más grandes, con respuesta más natural, con cerca de 3.500 miembros en la audiencia predominantemente femeninas que desplegaron toda su energía en la primera aparición de Niall, Zayn, Liam, Harry y Louis (¿en serio hace falta que se digan sus apellidos?).

Después de recibir un Brit Award la semana pasada por Mejor Single Británico por “What Makes You Beautiful”, los muchachos cantaron y se ganaron a la audiencia más de lo que cualquier factor lindo y real de carisma.
Lo que fue más diferente, o tal vez, tranquilizador acerca de ellos fue su falta de pulimiento en las coreografías. Ellos no estaban vestidos con trajes en combinación, y no se preocuparon en impresionar con “juegos de piernas”. De hecho ellos tenian eficiencia energética y cuando debían, saltaban durante canciones como Gotta Be You, One Thing (en donde el quinteto estaba ahogado por sus adorada audiencia), o en el cover de Use Somebody de Kings Of Leon.
Curiosamente, cuando One Direction dejó el escenario después de siete canciones, una parte notable de la audiencia se unió a ellos.

Las fans que se quedaron para ver a Big Time Rush, sin embargo, consiguieron lo que esperaban y mucho más… o menos.
De acuerdo con la trama del famoso show de Nickelodeon que los unió el ser jugadores de hockey buscando una chance en Hollywood, Kendall, James, Carlos y Logan hicieron lip-sync o playback a través de algunas canciones del show, cantaron en vivo en algunas partes, y generalmente estancados en el libro de reglas de New Kids On The Block/Backstreet Boys/’NSYNC: ofreciendo un montón de coreografías y declarando su eterno amor y devoción a sus fans del sexo femenino.

¿Cómo se podría decir que movieron los labios en algunas partes? En realidad, hubo un sonido muy audible y diferencias muy claras entre las armonías pop de alta energía y los momentos naturales, y algunos miembro de Big Time Rush lograron quitar los micrófonos de sus bocas antes de que la canción terminara.
No es que no importaran los momentos en que cantaron y bailaron al compás de cada nota. Pero en este caso, no estaban convencidos.

En adición, su show ofreció muchos efectos especiales: explosiones, fuegos artificiales, confeti -y en un giro ingenioso y divertido- una cama elástica.

Además, deambulan entre las fans para interpretar una versión acústica de “Cover Girl”, invitando a Clayton, una admiradora, al escenario para dedicarle una serenata.
Y para concluir, usan remeras de Toronto Maple Leafs para “The City Is Ours”.

A pesar de que Big Time Rush hizo un esfuerzo de 75 minutos, parece que muchas de las fans prefieren el simple método del acto de calentamiento -¿o podríamos decir, co estrellas?- One Direction.

Lucy Bain de 13 años era una de ellas, alardeando que One Direction tiene “mejor música, no tan pegajosa” y “son más lindos” y tienen “mejor energía”. Ella prefirió a la banda sensación de U.K. antes que Big Time Rush.
“Big Time Rush estaban demasiado coreografeados” dijo ella.
¿Ella vería a One Direction otra vez?
“Los iría a ver un millón de veces!” respondió “Soy una Directioner por siempre!”
Al menos la dirección de la carrera de una banda está en ascenso. Bieber, cuidado. Y padres, guarden sus billeteras.

Fuente.

One Direction en Toronto (26.02)

Más fotos AQUÍ